Errores gramaticales comunes

niña pequeña frente a un alfabeto con dibujos
4 minutes to read

Este artículo se recomienda para alumnos entre 12 y 48 meses.

En la infancia temprana, el lenguaje se desarrolla poco a poco. Parte de este emerge de forma natural, pero para que esto suceda los niños deben estar expuestos a su idioma. Aquí, te explicaremos un poco sobre los errores más comunes que cometen los niños y cómo ayudarles a corregirlos.

Un profesor en psicología de la Universidad de Harvard, Steven Pinker, analizó el habla espontánea de niños pequeños. Pudo identificar un error gramatical específico que resultó ser el más común: la sobrerregularización. Concluyó que cuando un niño aprende una nueva regla gramatical, puede caer en la sobrerregularización y transferir la regla a otras palabras.

Por ejemplo, cuando tus alumnos aprendan a conjugar en presente los verbos regulares como “corro” o “como”, tal vez transfieran la regla a verbos irregulares y digan frases como “Yo sepo cantar”. Cuando se los repitas, por ejemplo diciendo “¿Yo sepo cantar?”, ellos notarán el error y pensarán que es gracioso que hables de esa manera. Esto significa que sí conocen el uso correcto de la palabra, pero en el uso espontáneo transfieren una regla gramatical incorrecta. Esta sobrerregularización también se da con los plurales. Cuando tus alumnos aprendan a agregar “-s” al final de las palabras, pueden aplicarlo a palabras que terminan con consonantes y no agregar la “e” necesaria, terminando con palabras como “arbols”.

Tus alumnos tienen registrados muchos verbos irregulares en su memoria, pero, al principio, el acceso a esa información puede fallar. Para lograr una recuperación exitosa, ellos necesitan estar más expuestos a esas palabras. Tal vez sobrerregularicen más los verbos que escuchan con menos frecuencia. Los errores disminuirán una vez que usen más estas palabras.

Otro estudio sobre la adquisición del lenguaje analizó las interacciones entre padres e hijos desde que estos tenían 8 meses hasta que cumplieron 30 meses. Estudiaron el vocabulario expresivo que los niños habían adquirido. Los resultados mostraron que los pequeños que habían sido más estimulados y expuestos al lenguaje tenían un vocabulario más amplio y conocían más verbos irregulares, además de que, con el tiempo, adquirían formas irregulares con más rapidez y hablaban con oraciones más largas.

Podemos concluir que la exposición al lenguaje es vital y que los errores gramaticales son parte del proceso de adquisición. ¿Qué tipo de errores serán los más comunes entre tus alumnos?

  • Sobrerregularización: Este es el tipo de error al que se refería Steven Pinker, aquel en el que tus alumnos aprenden una nueva regla gramatical y la aplican a otras palabras que no encajan con los criterios. Por ejemplo, decir “no sepo” en lugar de “no sé”.
  • Sobreextensión: Es cuando los niños escogen una palabra y la usan para etiquetar varios objetos de su ambiente. Por ejemplo, usar la palabra “perro” para referirse a su mascota, pero usar la misma palabra para nombrar cualquier otro animal con cuatro patas.
  • Subextensión: Sucede cuando tus alumnos aprenden una palabra y son incapaces de extenderla a otros objetos iguales. Por ejemplo, cuando se refieren a sus zapatos como “tatos”, pero este término solo aplica para sus zapatos y no para los zapatos de los demás. De acuerdo con los estudios mencionados, este error es el menos frecuente.

Estos errores gramaticales son normales en el proceso de adquisición del lenguaje de tus alumnos. Recuerda que cada uno aprenderá a su ritmo y, un paso a la vez, cada uno alcanzará los indicadores lingüísticos, como el uso de verbos irregulares y plurales. Sé paciente con ellos, modela el uso correcto del lenguaje para que dominen un vasto vocabulario y puedan acceder a él con facilidad, e incluye actividades donde practiquen el habla dentro del salón de clases.

Más información sobre indicadores lingüísticos: Una línea del tiempo del proceso de habla de tu hija.

Más información sobre errores gramaticales: Aprendiendo las reglas del idioma.

También te puede interesar

Deja un comentario

-