Desarrollando la gramática

maestro hablando con un niño y una niña
4 minutes to read
Este artículo se recomienda para alumnos entre 24 y 36 meses.

Cada día trae nuevos aprendizajes para tus pequeños, y uno de los más constantes dentro de tu salón de clases es la adquisición de habilidades lingüísticas. Hoy nos enfocaremos en una parte muy importante del lenguaje: la gramática.

La gramática es un conjunto de reglas que nos permite unir palabras e ideas en frases que cualquiera puede entender. Su uso es constante y tus pequeños comenzarán a aprender esta serie de reglas muy temprano en su desarrollo.

¿Cómo se desarrolla la gramática?

Los niños la van adquiriendo cuando están expuestos al lenguaje. Por eso es tan importante que les des a tus alumnos oportunidades de aprendizaje en las cuales puedas modelar un uso variado y complejo del idioma.

¿Cómo impulsar la gramática entre los 25 y 30 meses?

Entre los 25 y 30 meses, tal vez los escuches usar frases de más de una palabra y hacer uso de los posesivos. Por ejemplo, “Manzana, gusta” o “Ana, salir”; frases en las que ya podemos notar un cierto grado de complejidad, pero que aún no están completas. Tal vez comiencen a usar sufijos también, cambiando el verbo “saltar” por “salté”.

Durante esta etapa, puedes ayudarles a mejorar su uso gramatical con estas técnicas:

  • Cuando traten de decir una palabra, pero no la pronuncien correctamente, repite la palabra de forma clara o usa preguntas como “¿Qué dijiste?”. De acuerdo con un estudio sobre técnicas indirectas para corregir la gramática, esta estrategia ayuda a los niños a utilizar la pronunciación correcta. ¡Tal vez les tome varios intentos o tal vez lo logren a la primera!
  • Interésate en lo que quieren expresar y responde modelando frases más complejas. Digan lo que digan, trata de elaborar sobre esa idea. Por ejemplo, si un pequeño dice “Juan, aquí”, tú puedes responder “Sí, Juan se va a sentar a tu lado el día de hoy”.
  • Lean un libro. Dedicar momentos de lectura dentro de tu salón de clases puede tener muchos beneficios y es una excelente oportunidad para que tus alumnos escuchen y absorban el uso correcto de la gramática. Al realizar esta actividad asegúrate de leer a buen ritmo, con el volumen y pronunciación adecuados para que tus alumnos puedan interiorizar las palabras.

¿Cómo impulsar la gramática entre los 31 y 36 meses?

El conjunto de reglas gramaticales de tus alumnos seguirá aumentando durante las siguientes etapas. Entre los 31 y 36 meses, tal vez comiencen a usar plurales, verbos en pasado o construyan oraciones más largas. Tal vez incluso puedan responder preguntas o te expliquen sus dibujos y experiencias; aunque habrá ocasiones en las que solo tú y sus familias serán capaces de entender lo que dicen. Este es el momento perfecto para seguir trabajando su gramática. Para hacerlo más divertido, intenta estas actividades:

  • Hacer preguntas: Cada vez que puedas, hazles preguntas abiertas a tus alumnos. Puede ser enfrente del grupo, tomando turnos o cuando el tiempo lo permita de forma individual. Pregunta qué es lo que más les gusta, cuál es su comida favorita, color favorito o cualquier cosa que se te ocurra. De ser necesario, corrige su gramática indirectamente.
  • Contar historias: ¡La hora de lectura ha evolucionado! Dales un libro y muéstrales los dibujos, o incluso puedes proyectar los dibujos al frente del salón. Con estas imágenes pide a tus alumnos que se imaginen una historia basada en ellas y la compartan con el salón. Seguramente usarán oraciones simples a las que puedes contestar con oraciones más largas para modelar la extensión del lenguaje y corregir lo que sea necesario.
  • Juego imaginativo: Este tipo de juego te da otra oportunidad para modelar el lenguaje para que tus alumnos lo pongan en práctica.
  • Describir: Enséñale a tus alumnos cómo describir un sustantivo. Puedes comenzar con objetos simples, como una taza o una silla. Pregunta por el número, tamaño y forma de las cosas que tus alumnos señalen. Después pueden escoger sustantivos que sean más divertidos de describir. Por ejemplo, un juguete, un amigo o un abuelo.
  • Construcción de oraciones: Dales a tus alumnos algunas palabras para que las acomoden y formen frases simples. Puedes usar dibujos para representar las palabras o hacerlo de forma oral.

El lenguaje es una habilidad hermosa que le servirá a tus alumnos a lo largo de su vida. Te encantará ayudarles a perfeccionar su uso.

¡Diviértanse!

Lee más sobre el tema:

También te puede interesar

Deja un comentario

-