Coordinación de manos: 36-48 meses

un niño y una niña aprendiendo a escribir
3 minutes to read

Este artículo se recomienda para alumnos entre 36 y 48 meses.

Tus alumnos pasaron de hacer movimientos de manos descontrolados a acercarse cosas al centro de su cuerpo, y de recoger objetos pequeños a usar un crayón para garabatear.

En este momento, tus alumnos probablemente tienen suficiente control sobre sus músculos pequeños como para aprender a moverlos con confianza. ¡Esta es una etapa crucial para refinar la motricidad fina y continuar practicando!

¿Qué puedes esperar?

  • Seguramente tus pequeños ya se atan las cintas de los zapatos o pronto lograrán hacerlo, deja que lo hagan solos o lleva a tu salón unas cintas para prender a hacerlo.
  • Usarán tijeras con mucha más naturalidad.
  • Tal vez puedan “escribir” con un lápiz, aunque aún no conozcan las palabras. Sus garabatos también habrán mejorado mucho.

¿Cómo puedes estimular su desarrollo de coordinación de manos?

  • Por tunos y de favor, pídeles que te traigan algo del cajón de tu escritorio. Esto los hará sentir especiales y útiles, mientras practican la coordinación de manos.
  • Pídeles que ayuden a recoger el salón de clases. Esto fomentará su control muscular y sus habilidades de autocuidado e independencia, mientras también comienzan a desarrollar la empatía.
  • A estas alturas, tal vez ya puedan recortar una hoja de papel en línea recta, así que practiquen esta habilidad. Dibuja líneas en un papel, sácale copias y pídele a tus niños que recorten el patrón con sus tijeras.
  • Como aún no pueden escribir su nombre, escríbeselos tú y diles que lo tracen con varios colores. ¡Se emocionarán de estar escribiendo!
  • Deja que tomen su material, no se los entregues. Esto contribuirá a la rotación de la muñeca y al control de los dedos.
  • Otra actividad para estimular estas habilidades es hacer un collage recortando y pegando imágenes. ¡Convierte esto en una actividad grupal divertida! Al final pueden pasar al frente a compartirlo con los demás.

Muchas de las habilidades motrices de tus alumnos les están ayudando a desarrollar sus futuras habilidades de escritura, las cuales también contribuirán a su comprensión y adquisición del lenguaje.

Es importante que cuando tus alumnos adquieran nuevas habilidades, continúen practicándolas. Cuando dejamos de hacer algo, nuestra capacidad para realizar esa tarea se va debilitando con el tiempo. ¡No duden en trabajar la coordinación de manos todos los días!

Más sobre motricidad fina y el lenguaje: Mano dominante y habilidades lingüísticas

También te puede interesar

Deja un comentario

-