Aprendizaje integral: Educación del carácter

4 minutes to read

Este artículo se recomienda para alumnos entre 48 y 84 meses.

Un aspecto fundamental del Aprendizaje integral o Whole Brain Teaching es la educación del carácter, ya que, además de ayudar a que los niños adquieran un sentido moral, también permite que el ambiente dentro de tu salón de clases sea percibido como uno seguro. Gracias a los cumplidos de mejoría se sentirán validados y seguros al estar contigo, pero ahora hay que fomentar ese sentimiento entre ellos y crear un ambiente cómodo de aprendizaje.

¿Cómo llevar a cabo la Educación del carácter?

Cada uno de los valores de Educación del carácter va acompañado por una rutina, en la cual tú comienzas con un gesto y una frase y ellos contestan con un gesto y una frase. Aquí se involucra la parte principal del enfoque: estimular el movimiento, el oído, el habla y la vista de tus alumnos mientras se divierten.

Es necesario explicar la importancia de cada uno de los valores y, una vez establecida la rutina de frase y gesto, hay que repetirla hasta que se vuelva algo prácticamente automático.

1.Por favor/De acuerdo
Frase y gesto de maestra: Cada que tú des una instrucción, al final di «Por favor» con los brazos extendidos hacia ellos.
Frase y gesto de alumnos: Pide que a esta frase y gesto ellos respondan «Claro» o incluso “Ok” con los brazos extendidos hacia ti.

2. Gracias/De nada
Frase y gesto de maestra: Cuando respondan positivamente di «¡Gracias!» con las manos colocadas sobre el corazón
Frase y gesto de alumnos: Pide que respondan «¡De nada!» imitando el gesto de poner las manos sobre el corazón.
Ellos también pueden usar el gesto de «¡Gracias!» con las manos colocadas sobre el corazón cuando tú o alguien más les haga un cumplido.

3. Modelo a seguir
Esta técnica es un poco diferente a las anteriores y va de la mano de la estimulación del razonamiento, en lugar de la estimulación motriz y sensorial previas. Consiste en lo siguiente:

  • Presenta a uno de tus modelos a seguir como maestra. Puede ser un familiar tuyo, un amigo, un activista o un personaje.
  • Una vez a la semana explica algo breve sobre esa persona que has elegido como tu modelo a seguir. Describe por qué lo elegiste, qué admiras de esa persona, etc. y cierra mencionando que vas a hacer un esfuerzo por enseñar de una manera que enorgullecería a esa persona. De esta manera, motivas a tus alumnos a que sigan a sus propios modelos.
  • Menciona algunos rasgos de esta persona usando ejemplos sobre educación del carácter y modela cómo imitas los rasgos que admiras. Por ejemplo, si elegiste a una persona que admiras porque siempre dice “por favor”, actúa situaciones en las que uses la frase “por favor” y utiliza el término en otros momentos del día. Así, tus alumnos verán cómo poner en práctica lo que aprendiste de tu modelo, motivando indirectamente a que ellos hagan lo mismo con los suyos.

Esta técnica, además de estimular las áreas del cerebro ya mencionadas, busca que los niños también puedan trabajar la secuenciación de acciones. Esta habilidad impacta la resolución de problemas y planeación, y desarrolla la imitación. Recuerda que los pequeños no solo estarán imitando gestos y frases, sino también la amabilidad con la cual los compartes.

El cerebro automáticamente copia el comportamiento que recibe. La repetición de la amabilidad fomentará que esta sea un comportamiento común dentro de tu salón de clases. Comiencen haciéndose cumplidos y apoyándose los unos a los otros. Y recuerda, repetir, repetir y repetir estas conductas, gestos y frases. Mediante la Educación del carácter, poco a poco, puedes crear un círculo de confianza y empatía entre tus pequeños. ¡Aprovéchala!

Referencia: Educación del carácter

También te puede interesar

Deja un comentario

-